Buenos Aires, la cuarta ciudad más ruidosa de todo el mundo

Deja un comentario

noviembre 22, 2010 por Damián Taubaso

Un artículo publicado en el Diario Perfil da cuenta de un fenómeno que puede sentirse con tan solo salir a la calle: Buenos Aires es una de las ciudades más ruidosas del mundo, detrás de Tokio, Nagasaki y Nueva York.

El ruido es un sonido no deseado, excesivo o molesto que interfiere en las actividades, las conversaciones y el descanso. El término contaminación sonora hace referencia al ruido provocado por las actividades humanas que producen efectos negativos sobre la salud auditiva, física y mental de las personas. Como el sonido es una vibración en el aire y, por lo tanto, un fenómeno invisible, no deja marcas en el ambiente pero sí en el organismo. Se acumula de manera silenciosa en el interior de cada individuo. Silvia Cabeza, presidenta de la Asociación Civil Oír Mejor, explica: “Si estamos en un ambiente en el que se respira aire contaminado lo que tenemos que hacer es alejarnos. Pero con el ruido no pasa esto. Uno se puede alejar de la fuente y se va a sentir bien, pero en realidad las secuelas quedan en el organismo. El ruido desaparece pero lo que no desaparece es la lesión en el oído”.

Según el Departamento de Electroacústica de la UBA, el ruido en la capital del país aumentó en los últimos treinta años. Mientras que en los 70, los niveles en la calle oscilaban entre los 50 y los 60 decibeles ponderados, o dB(A), unidad de sonido a la que se le eliminan los sonidos no percibidos por el oído humano. Hoy en día, alcanza y supera los 70 dB(A). Inclusive, el mapa del ruido realizado en 2006 dio como resultado valores de entre 75 y 80 dB(A) en casi todas las avenidas de la zona de estudio, un área que abarcó 14 barrios entre la Boca y Belgrano y que comprende la franja más transitada de la Ciudad. Como la población también va en aumento y este año el país alcanzará el récord de 630 mil cero kilómetro patentados, si no se modifican aspectos estructurales la tendencia iniciada cuatro décadas atrás seguirá el mismo curso.

Federico Miyara, director del Laboratorio de Acústica y Electroacústica de la Universidad Nacional de Rosario, ve de trasfondo una cuestión cultural: “Siempre se ha vivido de esta manera. Pensemos que desde el jardín de infantes se promueve la cultura del ruido. “¡Más fuerte! ¡Más fuerte!”, grita la maestra cuando alguna consigna no despierta una ruidosa adhesión. Es así que el niño llega a asimilar el concepto de que la gente no oye y hay que gritar”. Además, remarca:El ruido es un gran negocio porque genera adicción y modifica pautas del comportamiento. Por ejemplo, la industria del audio y la del espectáculo inciden porque el mayor nivel sonoro en una discoteca genera mayor consumo. El ruido dispara niveles de adrenalina que incrementan la tonicidad muscular y produce efectos que inducen al movimiento frenético lo que lleva al consumo de energía, la eliminación de agua y al consumo de alimentos y bebidas”.

El tránsito automotor es el responsable del 80% del ruido que se produce en la Ciudad y dentro de éste, el transporte de pasajeros, en particular los colectivos, ocupa el primer lugar. Como sostiene el defensor adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, Atilio Alimena: “Si tomamos el caso de los colectivos, nos encontramos con que el parque automotor envejecido es la principal causa de la emisión de ruido. Resulta necesario incorporar unidades nuevas, situación hoy diferida pues se permite la utilización de unidades con el doble de vida útil prevista en la ley original”.

Dado que la contaminación sonora es un fenómeno en el que cada uno de los ciudadanos está implicado, el hecho de conocer causas, efectos y aspectos legales puede dar lugar a un horizonte en el que los niveles sonoros sean más bajos. Consciente del aspecto generalizado del problema, Miyara opina quecada persona debe minimizar la producción de ruido, sobre todo los innecesarios, como por ejemplo no tocar bocina, no gritar, no poner la música fuerte y no hablar todos juntos. No es un tema irreversible pero se requiere mayor conciencia que la que hay en los políticos. Pienso que se va a demorar unos veinte años para que el problema sea reconocido por la sociedad. Ante todo, debemos desterrar la idea de que la felicidad está asociada a inmensas cantidades de ruido.

Diario Perfil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Audio

(Del ingl. audio, y este del lat. audĭo, yo oigo).

1. m. Técnica relacionada con la reproducción, grabación y transmisión del sonido.
Periodismo 3.0

Seguime en Twitter

Counter

  • 504,581 vistas
Unión de Bloggers Hispanos
Top Blogs Argentina Buzzear (AR)
free hit counter
A %d blogueros les gusta esto: